BARRIO DE TRIANA

BARRIO DE TRIANA

Bienvenidos a todos!

Hoy vamos a contaros un poco acerca de famoso barrio de Triana, en cuál se encuentra la verdadera esencia de todo lo español y sobre todo andaluz.  Todos los que visitaron Triana en pasado suelen volver y los que la ven por primera vez se enamoran enseguida. Es un barrio con mágia sin duda. ¿Os apetece saber por qué? Os dejamos una pequeña lista de motivos para incluir este barrio en vuestra lista de destinos.

El mejor camino para acceder  al otro lado del río es sin duda el puente de Isabel II (llamado también- El Puente de Triana). Precisamente desde allí podréis apreciar de las vistas más bonitas de Sevilla con su catedral, plaza de toros , la Torre del Oro y mirando hacía otro lado disfrutar de la primera vista de Triana, su famosa calle Betis llena de casas pintadas de colores. El mismo puente fue declarado Monumento Histórico Nacional en 1976. Se construyó entre 1845 y 1852 por los ingenieros franceses Gustavo Steinacher y Ferdinand Bennetot. Esta construcción sustituyó al Puente de Barcas. Para el diseño, los ingenieros se inspiraron con el puente- Carrousel de Paris.

Según cruzan el puente, a lo mejor se habrán fijado en una pequeña y pintoresca capilla en el lado de Triana. Es la Capilla del Carmen y es un sitio muy conocido. Fue construida en 1928 y es la obra del arquitecto Aníbal González (si!! el mismo cuál nos dejó en patrimonio, el monumento de Plaza de España y otros edificios repartidos en toda la ciudad). La capilla fue construida con ladrillo limpio, en el estilo mudéjar y presume de unos preciosos azulejos, hechos en talleres de cerámica trianera. Dicha capilla tiene muchos seguidores y una de las hermandades más conocidas de la Semana Santa está asociada con ella. Debido a su ubicación al lado del río, tiene sentido que la Virgen del Carmen da nombre a la capilla, ya que es protectora de los marineros. 

Al cruzar el puente llegarán a la Plaza del Altozano. Allí encontrarán una estatua de Juan Belmonte, uno de los toreros más famosos. Si se fijan podrán apreciar la torre de la catedral- Giralda, en su corazón que muestra que importante ha sido Sevilla y Triana para el. Dicha plaza es el sitio más popular como el punto de encuentro para quedar y el verdadero comienzo del barrio. Aquí en el mes de julio, se encuentra el escenario principal para la Vela de Santa Ana y San Juan, donde disfrutarán escuchando música y viendo bailadores de flamenco. 

En cuando pasen la plaza entrarán en el verdadero corazón del barrio de Triana, calle San Jacinto. Es una calle peatonal llena de pequeños negocios locales y también hay muchos bares y restaurantes, donde sentarse para disfrutar del ambiente, mientras comen riquísimas tapas. Os animamos a caminar un poco y perderse también por otras calles para poder probar opciones diferentes. Casa Cuesta en la calle Castilla 1, tiene más de 100 años. Fundada en el 1880 la Casa Cuesta tiene una larga lista de tapas que ofrecen cada día. Sol y Sombra en la calle Castilla 151, es el sitio ideal si buscas una experiencia de tapeo con un poco del sabor de toros y Feria de Abril.  La Oliva en la calle San Jacinto 73, es otra buena opción si buscas la comida típica de Andalucía. ¿Nuestras recomendaciones? Hay que probar las croquetas de jamon y el serranito (un montadito con carne de cerdo a la plancha, jamón serrano y un pimiento verde asado).

¿Que más hay que ver en Triana? Al cruzar el puente de Triana si giran a la derecha, a escasos metros se encontrarán con otro sitio emblemático- Callejón de la Inquisición. Esta pequeña calle se encuentra al lado del antiguo castillo de San Jorge , donde se realizaron los juicios de la corte de la Inquisición. Los acusados pasaban por este callejón camino a la cárcel o a la hoguera si eran culpables. Todavía se puede ver el arco que se ha convertido en un sitio de interés histórico en Triana.

En el caso si estarán en Sevilla durante la primavera no pueden perder la Semana Santa. Triana tiene algunas de las procesiones con mayor seguimiento: La Esperanza de Triana y El Cachorro. El Cachorro es impresionante ya que la figura de Jesús fue diseñada por un artista local que usó un gitano con el apodo ¨El Cachorro¨ como musa para su obra. Las esculturas de los pasos son impresionantes, sobre todo por la noche ya que se iluminan con centenares de velas pequeñas y los acompaña la orquestra.

A lo mejor no es una lista exhaustiva de todo lo que Triana tiene que ofrecer, pero esperamos que os hemos convencido que si, que merece la pena dar una vuelta por este barrio mágico de Sevilla y perderse por sus calles. Ya verán con sus propios ojos que Triana no es solo un barrio, es un pueblo dentro de una gran ciudad, lleno de espíritu, cultura y orgullo. Es un lugar que os llegará a enamorar sin duda.

Que tengan un buen finde semana,

EasiDay Team